FANDOM


Presentando a BaByWolf, Aura, Lo-Rei y Ruthless como ganadores del evento 'Cataclismo'

— ¿Hasta cuándo vamos a seguir subiendo esta jodida montaña? —preguntó Chee-to, con el ceño fruncido.

Ella le miró sin decir nada, extrañándose de nuevo por aquel nombre tan impropio de un Tamvaasa, pero a fin de cuentas ella se había presentado como Aura dos jornadas atrás, así que puede que ambos estuvieran utilizando un nombre falso. Aura era un nombre tan bueno como otro cualquiera en aquel tiempo tan extraño en el que los nombres habían dejado de importar. Ambos habían dejado atrás el campo de batalla más grande que se había visto jamás bajo el cielo de Skara, pero puede que aquel fuera un tiempo en que las batallas tampoco significaran gran cosa. El cielo seguía cubierto de ceniza y la tierra todavía temblaba con frecuencia; no tenían ni idea de lo que sucedía más allá del espeso manto de nubes negras, pero parecía ser de día. La luz era distinta, y no porque se filtrara a través de la densa atmósfera. Era antinatural, como si viniera de dos focos distintos, como si el sol de Skara se hubiera dividido en dos. 

Pero eso no podía ser, pensaba Aura. Sin embargo, una pequeña punzada en su cabeza le mantenía dispuesta a creerse esa posibilidad. Si algo era capaz de provocar semejante cataclismo, que el sol se partiera en dos pedazos parecía una explicación tan válida como cualquier otra. Llevaban dos días marchando por aquel camino pedregoso que ascendía entre las estribaciones de las montañas Rozsha y no habían encontrado rastro alguno de vida. Grandes grietas se habían abierto engullendo todo a su paso, desde aldeas enteras a pequeñas colinas. Las aguas del río hervían mientras bajaban cubiertas de lava y de ceniza, como si todas las montañas se hubieran convertido en volcanes. No habían visto un solo pájaro desde hacía tiempo. 

—Será mejor que paremos—dijo Chee-to, sin esperar respuesta por parte de su compañera. Se sentó sobre una piedra y se puso a rebuscar entre la marabunta de trastos que llevaba en una mochila de cuero. Aura había contemplado el mismo ritual cientos de veces: al cabo de un rato se cansaría de buscar y mascullaría hacia sus adentros. Las dos primeras veces habían intrigado a la joven; a partir de la tercera dejó de hacerle gracia—. Conozco esta zona, o eso creo. Si no me equivoco debe bajar un riachuelo a menos de una legua, hacia el noroeste— señaló hacia una de las cumbres con desgana, mientras miraba a Aura como intentando adivinar sus pensamientos. 

Era bastante alto, un signo de gran importancia entre los Tamvaasa. Llevaba el pelo y la barba enmarañados y sus ojos se movían con rapidez deambulando de un lado a otro. Por sus ropas y por su acento Aura le tenía por un miembro del Clan Durnslayun: cuando vives tan cerca de la frontera con El Enemigo no te queda otro remedio que andarte con mil ojos. Según le dijo había huido de los Campos de Hiria en cuando empezaron a llover rocas del tamaño de casas sobre el campo de batalla. Se encontraba demasiado lejos de la acción de todos modos, así que había preferido unirse a los cientos de guerreros de uno y otro bando que habían puesto pies en polvorosa. 

A Aura, sin embargo, aquella batalla contra los Durno no le había importado lo más mínimo. Las mujeres de Tamvaasa acudían también a la guerra, y las hachas de la joven se habían cobrado la sangre de numerosos enemigos desde que fueran forjadas solo para ella, pero la política no le interesaba demasiado, y no tenía ganas de meterse en medio de una batalla entre miles de guerreros que hacía ya demasiado tiempo que deberían haber olvidado por qué luchaban. A ella el cataclismo le había sorprendido en las lejanas tundras del Gran Norte, en las tierras de los Karkupaw. Casi toda su familia había perecido engullida por una gran grieta. El resto murieron uno a uno, envidiando a los que habían tenido un final tan rápido. Aura se había dirigido a las montañas, sola hasta encontrarse con aquel tal Chee-to. 

Si en aquel lugar iban a encontrar comida y refugio era algo que todavía estaba por ver. Lo que no vieron era a la docena de guerreros de khärn que les observaban desde un repecho cercano.

ΨΨΨ

La estrecha celda ni siquiera tenía un camastro en el que tumbarse; no estaba diseñada para estancias prolongadas. El celeani se había quitado el casco para poder aguantar el sofocante calor que emanaba de las paredes de piedra. En el pasillo exterior la lava corría por unos pequeños canales excavados de la ropa, así que la elevada temperatura tenía sudando a todos los prisioneros. 

— ¿Tu primera vez, muchacho? —preguntó una voz desde la celda de enfrente. Era un Tamvaasa joven, con el pelo largo y liso. La barba,  poco poblada y de color blanco contrastaba con su piel azulada. A los celeani todavía les sorprendía esa tonalidad cuando se cruzaban con los guerreros del Norte. Decidió no contestar pero sostuvo la mirada del folkin – pues así se llamaban entre sí los Tamvaasa—.  ¿Eres mudo o qué? —de nuevo el silencio, hasta que el celeani masculló unas palabras en su propia lengua—. Ah, ya veo. Todavía no dominas nuestro lenguaje. Bueno, empecemos por algo básico, yo soy Borj ¿Cómo te llaman allá en tu tierra?  

El celeani pareció entender su pregunta. Levantó ligeramente la pequeña capa de tela roja que cubría sus hombros, dejando un ver un tatuaje grabado a fuego sobre su piel oscura: un cachorro de lobo. 

—BabyWolf— masculló Borj al ver el tatuaje. El celeani pareció satisfecho con la respuesta y repitió el nombre con un marcado acento. La lengua de los celeani era profunda, con largas y graves vocales que parecían nacer de la garganta. La lengua del Norte, sin embargo, sonaba como las hachas al chocar con las rocas, o eso gustaban decir los folkin—. Bien, no sé si vas a entender lo que te digo pero ahí va: espero que sepas utilizar esa lanza tuya o no vamos a sobrevivir mucho tiempo en el Coliseo. 

Aquella palabra hizo reaccionar a BabyWolf, que dirigió su mirada hacia el final del pasillo. Una algarabía de gritos guturales se alzó en aquel momento, retumbando en las paredes de roca. 

—“Blüt” —dijo el celeani.

—Veo que aprendes rápido, aunque la lengua de khärn no es que tenga muchas palabras que digamos—dijo Borj —. En efecto, vamos a participar, y seguramente a morir en un blüt. La única manera de sobrevivir es matando. A mí se me da bastante bien,  y a nuestra compañera parece que también, espero que estés a la altura. 

—No me metas en la conversación, y menos con uno de su raza—dijo una voz que provenía de la celda contigua a la de BabyWolf. 

—Es cierto, no soportáis a los sureños, vosotras las Shinse, ¿verdad? — Borj se apoyó en el barrote horizontal, pero retiró rápidamente el brazo frotándoselo con dolor. El metal estaba ardiendo—. No me extraña. Estos cabrones os sacaron a patadas de esas playas tan bonitas en las que os poníais morenas, ¿no?

La broma tenía cierta gracia porque Lo-Rei era de todo menos morena de piel. La blancura de su rostro sólo se veía interrumpida por una cicatriz que le cruzaba uno de los ojos, ambos azules. El pelo, moreno y lacio, lo llevaba suelto pero oculto por una amplia capucha gris con ribetes grises. Cualquiera que se hubiera cruzado con una Shinse conocía el significado de esos colores; era una Guardiana de los Signos, la escolta privada de la Matriarca, las elegidas criadas desde la cuna en la Séptima Escuela. Qué hacía una Guardiana en uno de los calabozos de El Coliseo de Lava era un misterio; lo hubiera tenido sencillo para entrar en Khilma, matar a una docena de khärns y montar a Groth a caballito antes de salir sin que nadie se percatara. BabyWolf no lo sabía pero tener en tu equipo para el «blüt» a una Guardiana de los Signos equivalía casi a tener una pequeña posibilidad de salir con vida de aquella situación.

En ese momento se levantó una nueva exclamación gutural coreada de un ruidoso griterío. Los khärn celebraban una nueva victoria en la arena. A juzgar por el número de celdas vacías, no debería quedarles mucho para entrar en acción. 

ΨΨΨ

Le llamaban “Ruthless”, o así sonaría su nombre si pudiera pronunciarse con palabras. Los khärn conocían pocas. Aquel khärn en particular, probablemente menos. Era el espécimen más grande y despiadado que Aura había visto nunca. A diferencia de los demás, no estaba encadenado dentro de una celda, sino que se paseaba arriba y abajo del pasillo con impaciencia, mirando con ferocidad a los prisioneros y midiéndoles con la mirada. Aura solo suplicaba a los cielos una cosa; que la escogiera a ella. Quizás eso significaría una pequeña oportunidad para sobrevivir al blüt. 

Posiblemente no era la única; en aquella parte del interior de la montaña eran varios los cautivos, aunque Chee-to le había dicho que muchos se presentaban voluntarios para morir y matar en la arena. Los khärn, por lo visto, pagaban con comida en abundancia a los que salían con vida de El Coliseo. Aura contó otros tres prisioneros: junto al khärn y ellos dos eso hacían dos equipos. Puede que estuviera mirando de frente a su primer enemigo sobre el foso de lava. 

Un guerrero de Shinse le sostuvo la mirada desde la celda de enfrente. Era bajo, como todos los de su raza, pero bastante musculoso. Llevaba unos sencillos pantalones y la mayor parte del torso desnudo, con cintas en los antebrazos y un gran tatuaje por la espalda. Sta-rox, lo llamaban, y no había soltado en momento alguno sus dos wakats de combate, afilados como agujas. En la celda contigua se podía adivinar la presencia de un soldado de Celea, adornado con una peculiar máscara con plumas azules. Andaba descalzo, y por lo demás estaba casi desnudo a excepción de una tela larga que nacía en su cinturón y una especie de capa corta confeccionada con la piel de un animal blanco. En la celda a la izquierda de Aura estaba Chee-tho, y a su izquierda otro Tamvaasa al que no había podido ver ni escuchar todavía, pues permanecía en silencio. 

Antes de poder darse cuenta sonó una trompeta desde la entrada del pasillo y Aura se vio cogida de la solapa por aquel khärn al que todos llamaban Ruthless. Parecía que efectivamente le había elegido a ella. Así sus armas con fuerza y siguió a Ruthless, acompañado por Sta-rox. Parecía un equipo bastante compensado. El khärn aportaría su musculatura y su ferocidad. El Shinse se movería entre los espacios utilizando us velocidad para atacar donde menos se le esperara. 

¿Y ella? Ella estaba deseando enterrar sus hachas en la cabeza del primero que se le acercara. Lo que fuera con tal de salir con vida de aquel agujero. 

Capítulo dos - El «Blüt»