FANDOM


Presentando a Crimson, Pitdegrif, Sendrik y Lo-Rei como ganadores del evento 'Ecos de los Zem'

La cueva todavía temblaba cuando Anax salió de ella limpiando la hoja de su lanza, que rezumaba una sangre oscura y espesa. Había encontrado oposición de los khärn a fin de cuentas, pero nada que el famoso celeanni no pudiera manejar. El cielo permanecía cubierto de un grueso manto de nubes grises; la mayoría de ellas eran el resultado de la emanación del volcán, pero estaba claro que los efectos del Cataclismo eran todavía visibles en el exterior de Khilma, dándole a la escena un ambiente desolador.

Esperándole en la entrada se encontraban otros dos guerreros de Celea. El primero, llamado Suther, vestía ropas de soldado y la cabeza cubierta con un casco, y hubiera sido difícil distinguirle de los miles de guerreros que habían desembarcado en Skara como una nube de langostas años atrás. El segundo sin embargo, lucía un atuendo bastante más singular: una capa carmesí cubría casi todo su cuerpo, dejando entrever tan solo algunas piezas metálicas que cubrían su pecho y órganos vitales. Una máscara también metálica cubría desde su barbilla hasta la mitad del rostro, semi-oculto por la capucha que enmascaraba todo salvo sus ojos. Anax se dirigió hacia ellos con aire tranquilo.

—Cuando dijisteis que me procuraríais una distracción me esperaba otra cosa la verdad. 

—Yo hubiera escogido algo menos drástico—respondió Suther, mirando de reojo a la figura enmascarada—, pero Crimson se empeñó en cubrir la cima de la montaña de explosivos. 

Anax no respondió, mirando también a su vez a Crimson. Los recursos de aquel asesino a sueldo parecían no tener fin. 

—No sabía que el Fuego Rojo podía provocar ese efecto en toda una montaña. Debes haber utilizado una gran cantidad. 

—No hace falta mucho. El Fuego Rojo sirve tanto como para incendiar los barcos de los enemigos como para derrumbar una montaña—Crimson se encogió de hombros con aire distraído—, sólo hay que saber dónde colocarlo. 

—Bueno, ¿qué novedades traes del interior? —Intervino Suther, interrumpiendo la conversación— ¿Has encontrado al durnita?

Anax negó con la cabeza. Aquello pareció irritar a Crimson, que se revolvía impaciente. 

—Te dije que debía ser yo el que entrara en Khilma. No hemos hecho más que perder el tiempo. 

Suther se plantó delante acercando su cara a la del enmascarado.

—Ten un poco más de respeto, escoria—dijo, al tiempo que golpeaba con dos dedos el pecho de Crimson—. Estás hablando con Anax, capitán de los Itâm. Él ya lideraba la conquista de estas tierras antes de que tú…

El golpe fue tan rápido que Suther no pudo verlo y cayó al suelo con estrépito. Soldado curtido en mil batallas, no permaneció tumbado mucho tiempo: asió su lanza con las manos y se levantó de un salto para degollar a Crimson, pero algo en la postura del encapuchado le hizo cambiar de idea. La pose de Crimson parecía dar a entender que podría ensartarle tanto a él como a Anax de un solo movimiento, pese a la distancia que le separaba de ambos. Ambos quedaron como congelados durante unos instantes hasta que Anax estalló en una carcajada grave y serena. 

—Suther, he combatido a tu lado durante años y sé que eres capaz de enfrentarte a diez enemigos a la vez, pero esta vez parece que has medido mal tus fuerzas— Anax giró la cabeza, contemplando a Crimson con expresión divertida—. No, ni siquiera yo sé si podría con este asesino. Mejor tenerlo de nuestro lado. 

—Así será, mientras me pagues lo suficiente— apostilló Crimson relajando la mano que asía la lanza y asintiendo en dirección a Suther en señal de respeto. El soldado se frotó la mandíbula con el dorso de la mano e intentó cambiar de conversación. 

—Bien. ¿A dónde ahora?

—Al Oeste—contestó Anax, contemplando el horizonte desde la cima de la montaña—. Si los rumores son ciertos, puede que nuestro durnita haya acudido allí también. 

—Sigo sin entender qué importancia tiene un durnita más—masculló Suther, mientras comenzaba a recoger sus pertenencias.

—Eso sólo Andras lo sabe—respondió Anax. Él no traía equipaje. No lo necesitaba, pues aquella tierra, pese al Cataclismo, era mucho más acogedora que el lugar del que procedía.

Anax y Suther comenzaron a bajar por el estrecho sendero, pero Crimson tardó en seguirles. Estrechó sus ojos fijándolos en un punto más elevado de la montaña y al cabo de unos instantes, sonrió. 


-------------

— ¿Creéis que nos ha visto? —Murmuró Jes-Ter, escondiéndose instintivamente detrás de una roca.  

—No digas tonterías— contestó Neo. Ambas habían invocado el Signo de la Forma Vacía, que les permitía desaparecer de la vista de amigos y enemigos. Lo-Rei, con su vestimenta gris de Guardiana de los Signos camuflándola entre las rocas, permanecía con la mirada puesta en Anax mientras bajaba el risco acompañado de los otros dos celeanni. No le había gustado la mirada de aquel enmascarado, y a diferencia de Neo, dudaba si Jes-Ter tendría razón. Parecía mirarles de manera directa mientras sonreía, aunque al cabo de unos instantes siguió los pasos de sus compañeros. 

«Parece que ese bastardo ha conseguido refuerzos» pensó Lo-Rei, asiendo de manera inconsciente los mangos de sus wakats, afilados como la muerte. Eso no iba a detenerla. Había estado siguiendo su rastro durante demasiado tiempo para dejarle ir ahora. 

—Tenemos que ponernos en marcha—dijo la Guardiana de los Signos, con la mirada fija en el camino por el que desaparecía ya los tres celeanni. 

— ¿No esperamos a los demás? —Contestó Neo, volviéndose hacia la montaña. Había formado equipo durante mucho tiempo con Useless y Hautis, así que no veía con buenos ojos separarse de ellos tan pronto. Sus habilidades podrían ser útiles en aquella persecución. 

—Esperadles vosotras, si queréis. Intentaré dejaros un rastro que podáis seguir. 

Neo y Jes-Ter se miraron. Ningún vínculo que hubieran podido hacer en Khilma era más poderoso que el de la sangre y el juramento de venganza contra los Celea, aquellos invasores que les habían expulsado de sus hogares. No esperarían a nadie. Seguirían a Lo-Rei hasta los confines de Skara, pues tal era el poder que ostentaban las Guardianas de los Signos. 


--------


El Tamvaasa contemplaba la gran puerta de piedra con aire de concentración. Su nombre era Pitdegrif, y era un miembro del kark Langwander. Los clanes de este extenso territorio tenían por costumbre no sólo aventurarse en tierras lejanas, sino también comerciar con otros pueblo, especialmente con Shinse y Joria, pero también con Durno, aunque no con tanta frecuencia. Eso explicaba la extraña combinación de ropa, compuesta ropajes de cuero y piezas de una oxidada armadura de combate. Remataba el conjunto una cabeza de lobo que hacía las veces de casco y de capucha, otorgándole un aire bastante singular.

Tras un buen rato más  sentado con las piernas cruzadas frente a la gigantesca puerta del templo, se levantó, cogió una de sus hachas y la emprendió a golpes con la superficie de piedra tallada. Nada. Pese a la excelente factura de las armas creyó apreciar una pequeña mella en una de ellas, lo que le hizo murmurar con desagrado. Los rumores decían que había comida allí, no que estuviera custodiada por toneladas de roca, así que empezaba a sospechar que el largo viaje había sido en balde. Al menos había agua en abundancia, pues en aquella parte de las montañas los manantiales bajaban claros y caudalosos, lejos de la ceniza que todavía cubría las Rozsha y la mayoría de la tierra habitada de Skara. Pero la ausencia de comida comenzaba a ser un problema: los animales parecían o bien haber muerto o escarbado muy hondo en la tierra hasta encontrar refugio ante la aparición de los Dos Soles. Había logrado cazar algún pájaro, pero su dieta los últimos días se había basado principalmente en insectos. 

— ¿Puedo ayudarte con eso? —La voz que sonó a sus espaldas sobresaltó a Pitdegrif, pues hacía varios pasajes que no encontraba a nadie con quien entablar una conversación. Aunque quizás lo que más le sobresaltó fue el acento. Se giró intentando mantener tanta calma como pudo para confirmar sus sospechas; a pocos metros de donde se encontraba se hallaba un durnita. Un tanto andrajoso pero durnita a fin de cuentas. 

—No, gracias—contestó Pitdegrif. Cualquier observador externo hubiera reparado en la fuerza con la que asía ahora las hachas, como si estuviera dispuesto a rebanarle el cuello al recién llegado. Ganas no es que le faltaran. 

— ¿En serio? Porque no parece que estés teniendo mucho éxito. 

— ¿Crees que tú podrías hacerlo mejor con ese mondadientes? —Replicó Pitdegrif, señalando con la cabeza la espada que el durnita tenía envainada en su costado derecho. 

—No, no con mi espada. En mi tierra acostumbramos a utilizar la cabeza para estas cosas. 

—Con gusto utilizaría tu cabeza de ariete, créeme. Pero sospecho que haría falta algo aún más duro para derribar esta puerta. 

El recién llegado miró con expresión divertida al Tamvaasa, como si estuviera disfrutando de la conversación. Vestía ropajes sencillos pero de excelente factura, con pantalones y casaca azules cubriendo una cota de malla. Las ornamentaciones doradas estaban desgastadas por la intemperie pero a Pitdegrif no se le escapaba que debían costar una fortuna allá en Durno. Fuera, ni siquiera tendría precio. 

—Los Zem no acostumbraban a poner tan solo una entrada en sus templos. Tiene que haber otro acceso en algún lado de la montaña. 

— ¿Los Zem? —Preguntó Pitdegrif.

—Sí, la civilización que construyó este templo— el durnita miró a Pitdegrif con perplejidad— ¿No os enseñan nada en la escuela, allá en el Norte?

—A rebanar cabezas de Durno nos enseñaron. 

El durnita lanzó una carcajada clara y sonora, al tiempo que avanzaba hasta situarse a la altura del Folkin, analizando la puerta del templo con aire distraído. Se llevó la mano a un pequeño zurrón de bella factura y extrajo una pieza de Laise, la fruta de la que los Durno extraían su preciado licor, el raice. Pitdegrif no pudo evitar que la boca se le hiciera agua. ¿Cuándo había sido la última vez que habría probado la fruta? Lo recordaba con la misma nitidez que recordaba su primera víctima en combate. 

Al adivinar su expresión el durnita extrajo otra pieza de fruta de su zurrón y se la lanzó al Tamvaasa con un rápido gesto. Pitdegrif la atrapó en el aire y se la llevó rápidamente a la boca, asintiendo con la cabeza en señal de agradecimiento mientras devoraba el Laise. 

—Ahora que somos amigos, mi nombre es Noveno—masculló el durnita, con la boca llena. 

— ¿Noveno? — Preguntó Pitdegrif, sorprendido— Tu padre no era muy original poniendo nombres, ¿no?

—No fue mi padre el que me puso ese nombre— Noveno parecía ahora nervioso, girándose constantemente en dirección al sendero que ascendía hasta el Templo de los Zem—. Bueno, estaré encantado de ayudarte a encontrar la entrada, pero quizás te pida un favor primero. 

— ¿Un favor? —Pitdegrif comenzaba a temerse lo peor, y sus sospechas se vieron confirmadas por el pesado retumbar de varios pasos que se acercaban a la cima de la montaña donde se encontraba el Templo. 

Los dos khärn aparecieron blandiendo sus pesadas armas y pisoteando el suelo como si quisieran asegurarse de que nada iba a poder crecer en él después de su paso. Uno de ellos cubría su cabeza con una gran calavera de animal y su torso descubierto estaba adornado con pinturas de sangre. El otro portaba una pesada armadura de roca volcánica, todavía incandescente en algunos puntos, y una máscara tapándole la parte inferior del rostro. Llamaban la atención unos desordenados mechones de pelo oscuro en lo alto de su cabeza, algo no demasiado habitual en los khärn. 

—Te presento a Sendrik y a Seth—musitó Noveno mientras extraía lentamente la espada de su vaina—. Me temo que tengo cuentas pendientes con ellos, llevan siguiéndome varios pasajes. 

—Fantástico—respondió Pitdegrif, todavía masticando los restos de Laise mientras hacía girar las hachas. Dos khärn contra un Tamvaasa y un Durno. El mundo estaba definitivamente yéndose al cuerno si comenzaban a darse ese tipo de alianzas. 


------------

El rastro era difícil de seguir en aquel terreno pedregoso. Las tres Shinse habían seguido a Anax y a su escolta en el descenso de Khilma hacia el Oeste y se encontraban ahora en un valle escarpado, antaño una cuenca fluvial por la que había bajado un río hacia los páramos. Ese río se había secada eones atrás, cuando el corazón de Khilma explotó arrojando lava sin cesar al cielo de Skara, y no parecía que fuese a detenerse ahora tras la aparición de los Dos Soles. 

— ¿Estás segura de que no les hemos perdido? — Preguntó Neo, apartándose la melena rubia de los ojos. Era un gesto que hacía con demasiada frecuencia y que ponía nerviosas a las demás, poco acostumbradas a ver a una shizu con el cabello dorado. 

Jes-Ter no respondió, ocupada como estaba en examinar el sendero cubierto de piedras. Había crecido en las montañas que separaban el reino de Durno de Ku-Na-Zem, El Reino de las Siete Escuelas y antigua capital de Shinse antes de la llegada de los Hijos del Fuego, por lo que estaba acostumbrada a rastrear desde animales a grupos de bandidos. Sin mediar palabra se irguió y miró a Lo-Rei, indicándole con la cabeza el camino a seguir. No habían visto a los tres celeanni en toda la jornada, pero confiaban en Jes-Ter para no perder la pista al tiempo que se mantenían a la distancia suficiente para no ser detectadas. Por suerte, aquel valle trascurría entre diversos desfiladeros y barrancos secos: si se mantenían en silencio Anax, Crimson y Suther no podrían saber que les seguían. Y no había nada que una Shinse supiera hacer mejor que avanzar en silencio. 

—Será mejor que paremos a descansar—musitó Lo-Rei, más tranquila al saber que avanzaban en la dirección correcta—. Todavía podremos avanzar bastante distancia antes de que caiga la noche. 

—Si es que cae—respondió Neo, contemplando el cielo. Conforme se alejaban de Khilma, la capa de nubes que cubría el cielo se iba aclarando dejando entrever el espectáculo de Lôm orbitando alrededor de Celem, convertida la Doncella en un Astro por derecho propio. Cada vez que el pequeño sol comenzaba a esconderse tras Celem arrojaba una extraña luz multicolor sobre Skara. Esto sucedía dos o tres veces al día, según habían podido ver las tres shizu mientras se preguntaban si ese espectáculo lo podrían ver el resto de culturas en la costa oriental de Skara.  

Se sentaron al abrigo de unas grandes rocas que les ocultaban de la vista de cualquiera que intentara cruzar por aquel desfiladero. Nunca se habían adentrado tan al Oeste, aunque según se decía la mayoría de su pueblo había cruzado las montañas la mayoría había ido hacia el Norte, hacia Nagaco, pero ellas se habían quedado atrás, cada una por razones distintas. Neo siempre había sido una solitaria, especialmente tras perder a todos los suyos en la invasión Celea: desde entonces vagaba por Skara ofreciendo sus servicios como asesina e intentando vengarse de los Hijos del Fuego allí donde tenía ocasión, y las luchas en el Coliseo le proporcionaban multitud de esas ocasiones. Jes-Ter había decidido utilizar sus habilidades para ganarse la vida como exploradora para los ejércitos de Durno durante la Batalla de los Campos de Hiria. Nadie sabía sin embargo cómo había acabado en Khilma tras el Cataclismo. Sobre la historia de Lo-Rei ninguna de las dos sabía nada, pero la curiosidad que sentían acerca de una Guardiana de los Signos fuera del círculo de la Matriarca las estaba matando. 

Jes-Ter fue la primera en preguntarle directamente. 

—Lo-Rei, sabes que ambas estamos dispuestas a seguirte hasta el fin del mundo para matar a esos celeanni—dijo la rastreadora, escupiendo al suelo después de pronunciar aquel odiado nombre—, así que creo que nos hemos ganado el derecho a saber la razón por la que persigues a Anax. A fin de cuentas, formó parte de mi equipo en un par de combates en el Coliseo.

—No os interesa—contestó Lo-Rei con un tono cortante como el filo de sus wakat, aunque su expresión seguía oculta tras la máscara de cerámica blanca que le ocultaba hasta los ojos —. Pero merece morir, y lo hará, pues ese fue mi juramento. 

—Vaya es una lástima—dijo una voz a sus espaldas—. Me hubiera interesado mucho saberlo. 

Las tres Shinse saltaron como un resorte para descubrir a Crimson subido a la roca en la que Lo-Rei había apoyado su espalda. La Guardiana de los Signos era la más asombrada de las tres: tan sólo la Matriarca en persona había sido capaz de acercarse a ella sin que se percatara de su presencia. ¿Quién era aquel Celea enmascarado y hasta dónde llegaban realmente sus poderes?

Pese a que Crimson tenía su lanza cruzada a su espalda, Neo, Jes-Ter y Lo-Rei atacaron como un solo ser. Lanzaron sus kunais envenenados, pero Crimson los esquivó con facilidad. Una tras otra se lanzaron al ataque golpeando con una velocidad endiablada, como olas que rompían contra las rocas con la furia de una tormenta. Pero Crimson esquivó también todos esos golpes. Sin necesidad de utilizar su lanza, golpeó a Jes-Ter en el estómago con su puño y lanzó a Neo a varios pasos de distancia de una patada. Lo-Rei, sin embargo, era una guerrera de un poder casi sin igual entre los Shinse. Ambos libraron un combate singular, aunque Crimson hacía uso de la ventaja que le proporcionaba la altura de la roca para esquivar sus ataques. Finalmente, ante las acometidas de la Guardiana de los Sinogs, se vio obligado a sacar su lanza y golpeó con ella a la shizu. 

El golpe fue plano y con el asta, pues Crimson no parecía interesado en herir mortalmente a sus rivales, pero aun así terrible. Lo-Rei, que estaba intentando trepar a la roca donde se encontraba el celeanni para reducir su ventaja, aterrizó en el suelo. Crimson no hizo ningún ademán para rematarla, sino que se quedó encima de la roca, esperando mientras Neo y Jes-Ter le ayudaban a levantarse. La máscara que cubría el rostro de Lo-Rei se rompió en varios pedazos, dejando ver el rostro de una bella mujer de poco menos de 40 años, con los ojos enrojecidos y cubiertos de lágrimas de ira. 

—Siento si he sido un poco brusco, pero no me habéis dejado otro remedio—dijo Crimson—. Ahora, si no te importa, dime por qué buscas a Anax. 

—Merece morir. ¡Todos vosotros, bastardos invasores, lo merecéis! 

—Entiendo que te sientas así, aunque he de decir que yo llegué a Skara bastante después que mis compatriotas. ¿Pero qué tiene que ver eso con Anax?

—Él comandaba a las primeras tropas que desembarcaron en las costas de los Shinse. Allí murió Na-She, mi hija, y desde ese momento busco venganza. 

Crimson no reaccionó, permaneciendo en silencio durante unos instantes. Finalmente guardó de nuevo su lanza cruzándola tras su espalda y habló de nuevo.

—Bien. Entiendo ese sentimiento, créeme, pero por desgracia no puedo permitirte que mates a Anax… todavía. Antes tiene que llevarme hasta alguien. Alguien de quien yo mismo debo vengarme primero. 

—Pero… ¡Tú mismo estás escoltando a Anax! —exclamó Jes-Ter.

—A veces hay que hacer cosas que uno no desea con tal de cumplir con su objetivo. En cuanto ese objetivo esté cumplido, prometo que os entregaré a Anax. Que sea él el que responda por sus crímenes, no el resto de mi pueblo. 

— ¿Y cuánto tiempo tendré que esperar? —Preguntó Lo-Rei—. Porque, créeme, ya he esperado lo suficiente. 

—Sonríe al tiempo mientras esperas a cobrarte tu venganza. Así sabrá mejor. Además, me temo que muy pronto vamos a estar ocupados en otras cosas y no tendremos tiempo para represalias. 

— ¿A qué te refieres? —Preguntó Neo, extrañada. 

Crimson las miró ahora, y pese a que llevaba casi todo el rostro cubierto, pudieron percibir la preocupación en sus ojos. 

— ¿No os habéis enterado? Se acerca una guerra…

Capítulo cuatro - La Batalla de Kornit

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.