FANDOM


La mayoría de los khärn no tenían nombre, pero él sí. Bajheera era su nombre, y se aseguraba de que todos los miembros de la tribu lo conocieran y respetaran. Había crecido alto y terrible y se había ganado el derecho a vestir la armadura sagrada hecha con la carne misma del corazón del volcán. Sus victorias en el «blüt» formaban ya parte de la leyenda y no conocía rival, así que con el tiempo había ansiado encontrar enemigos que estuvieran a su altura. Con el tiempo, los túneles bajo Khilma le parecieron pequeños y ahogaban su deseo de conquista. Por esa razón, miraba cada vez con más frecuencia a los pasadizos que llevaban al exterior, a aquella cueva sin fin en cuyo techo danzaban las dos luces brillantes que nadie se atrevía a mirar.

Pero él sí se atrevería. Saldría al exterior y miraría sin miedo a las dos luces, y propagaría el terror por las tierras que rodeaban las montañas hasta que se encontrara a un rival digno de enfrentarse a él en combate. Acompañado de cientos de sus guerreros de su tribu, Bajheera emergió por los túneles de Khilma hasta contemplar el valle de Kornit a sus pies, y en aquel momento deseó poseer aquella tierra y que todos conocieran su nombre. Como un río de lava, la tribu de los khärn descendió de la montaña, arrasando todo a su paso.    


ΨΨΨ


La piel del vilkai se desprendía con cada golpe que el Tamvaasa efectuaba con su hacha. Lo lógico era utilizar un cuchillo, pero Revenant prefería aprovechar la ocasión para practicar golpes rápidos y certeros con sus armas de combate. Puede que algún día le fueran necesarios en el campo de batalla, si es que los Durno volvían a emerger de sus apestosas tierras para amenazar de nuevo las tierras del Norte.

Era todavía joven, algo inusual en el líder de un clan tan antiguo como los Vilkaitith, pero los tiempos estaban cambiando. Erika Doblax había dirigido con éxito a todos los Tamvaasa en la Batalla de los Campos de Hiria a pesar de que muchos la consideraban poco menos que una cría, pero sin su liderazgo bien podrían los folkin haberse extinguido tras el Cataclismo. Por esa razón nadie ponía reparos – al menos abiertamente – a que Revenant se hubiera convertido en el líder del clan. Los habitantes del Gran Norte, sin embargo, seguían respetando la edad por encima de muchas otras cualidades, así que Revenant valoraba y obedecía el consejo del Círculo de Ancianos. 

Dio unos pocos cortes más hasta que los últimos girones de carne se desprendieron de la piel del vilkai. Con un rápido gesto se llevó la cabeza del vilkai a la cabeza, murmurando con un gesto de aprobación. Sería una capa estupenda, mejor que la que ya tenía. 

—Pensaba que estaba prohibido cazar vilkais. No te gustaría que se entere la Capitana— dijo una voz a su espalda, utilizando el nombre con el que todo el mundo conocía a Erika Doblax allá en el lejano Norte, lejos de la esfera de influencia de los clanes más importantes. Revenant se giró para descubrir a Tatin, su fiel lugarteniente, observando la escena con una mueca sarcástica. 

—Bueno, siempre podemos decirle que el bicho ya estaba muerto cuando lo encontré, ¿no crees? —Revenant arrojó la piel del gigantesco animal a un lado y se acercó al otro Tamvaasa, estrechándole su única mano. 

—Por supuesto—contestó Tatin —. Seguro que nadie se fijará en los cortes de hacha que tiene en el estómago. 

Revenant devolvió la sonrisa a su amigo, a quien todos llamaban «el Manco». Un feo muñón se apreciaba donde debía estar su mano izquierda, pero pocos conocían el origen de esa herida; Tatin había salvado a Revenant en la Gran Batalla interponiéndose entre él y una espada de Durno. El afilado acero de Valentheim había hecho su trabajo con precisión y la mano de Tatin había caído limpiamente al suelo aferrando todavía su hacha de combate, pero Revenant había podido vivir para ver un nuevo día y terminar la batalla victorioso, aupándose como nuevo líder de los Vilkaitith. El mismo Tatin siguió combatiendo pese a su herida, atando su hacha al brazo con una apretada cadena, y muchos fueron los durnitas que cayeron aquel día ante su empuje. A cambio de su gesto y de su lealtad, Revenant le había recompensado con el puesto de lugarteniente, pese a que lo único que quería El manco era que le pusieran en primera línea de combate, allí donde pudiera rebañar el gaznate de un enemigo. 

—No has venido a verme para admirar mi habilidad como peletero, ¿verdad? ¿Qué se cuece en el Este?

—El flujo habitual de mensajeros, no hay novedad en las fronteras con Durno. Pero algo se está cociendo en el Oeste, al otro lado de las montañas. 

—¿En Kornit? — Preguntó Revenant, extrañado—. Esas tierras llevan desiertas desde que el padre de mi padre era un chaval. ¿Qué ha pasado? 

—Unos cazadores capturaron ayer a una pareja singular merodeando por allí. Un khärn y una shizu.

— ¿Juntos? Tienes que estar de broma. 

Tatin negó con la cabeza. La expresión de Revenant mostraba perplejidad absoluta; pese a su juventud había visto muchas cosas bajo la luz de Gaal, pero nunca a un khärn mostrando algún tipo de trato amistoso con el resto de razas de Skara. Recogió sus hachas atándolas a su espalda como era habitual en los folkin y se echó la gigantesca piel del vilkai al hombro. Se había pasado mucho tiempo trabajando en ella para dejarla allí tirada. 

—Bien. Llévame hasta ellos. Hace tiempo que no escucho una buena historia y me apuesto un brazo a que ellos me la van a dar. 

Tatin no hizo caso de la broma y echó a andar en dirección al otro extremo del campamento.  


ΨΨΨ

Se había hecho ya la noche en el valle de Kornit y el pequeño grupo de exploradores estaba comenzando a encender antorchas. El frío no era un problema para los Tamvaasa pero el fuego les ayudaba a cocinar la escasa carne que todavía conservaban. Tal y como temían, la caza era escasa en aquellas tierras: los pocos animales que no habían huido tras el Cataclismo eran capturados por los vilkai, que medraban en gran número en aquellas tierras. Pese a la prohibición, el pequeño destacamento de Vilkaitith planeaba capturar al menos a una de aquellas salvajes criaturas. 

El ruido puso a todos en alerta. Las hachas relucieron en la oscuridad a la luz de las antorchas, los ojos forzaron la vista para penetrar las tinieblas y avistar a la presa. Pero no eran presas las criaturas que acechaban en Kornit aquella noche. El resplandor de una armadura forjada en lava apareció de entre los árboles, acompañado de un sinfín de guerreros de khärn, altos como montañas, temibles como el fuego. 

El pequeño grupo de exploradores no pudo presentar oposición alguna. Bajheera aplastó con su gran maza la cabeza del último de ellos y gruñó unas breves órdenes a los guerreros de su tribu. La conquista de Kronit había comenzado. 


ΨΨΨ

A la entrada de la tienda aguardaba un soldado de Celea, apoyado en su larga lanza. Su presencia destacaba entre los guerreros del clan Vilkaitith, pero Revenant parecía haberle cogido aprecio a aquel mercenario gaaliano. Tatin decidió esperar a que el líder cruzara con él unas palabras. 

—¿Están dentro? —preguntó Revenant, señalando con la barbilla en dirección a la rústica tienda de campaña. 

— Atados. Doble cadena para el grande— respondió Destroyer, pues así llamaban todos a aquel Celea. Su dominio del idioma del Norte era precario y su acento grave marcaba excesivamente las vocales pero aun así se hacía entender entre los folkin. 

— ¿Has tenido algún problema con ellos? 

— Con la shizu. No le gusto. — Destroyer exhibió al sonreír una blanca hilera de dientes que destacaba en contraste con su piel oscura.

—Ya. No es que me extrañe. —murmuró Revenant, sin mirar a su interlocutor. Agachó la cabeza para penetrar en la pequeña instancia y al instante se enfrentó con una gigantesca mole de músculos saltando hacia él. 

Para su suerte el khärn estaba, efectivamente, atado con una considerable cantidad de cadenas, por lo que se detuvo a un palmo de su cara. Revenant era alto entre su pueblo, pero parecía casi un niño en comparación con aquel gigante. Intentando aparentar serenidad, se dirigió directamente a la Shinse, que permanecía sentada en el suelo con las piernas cruzadas. 

—¿Puedes decirle a tu amigo que se calme?

—Se llama Saga— respondió la Shinse con voz tranquila—. Puedes intentar decírselo tú mismo, si quieres. 

—Saga, ¿eh? ¿Le has puesto tú ese nombre? —La Shinse asintió con la cabeza. Revenant echó un nuevo vistazo al khärn, que tensaba como un loco los músculos del cuello intentando sin éxito romper aquellas cadenas—. Bien, ya sólo nos falta el tuyo entonces, pequeña. 

—Me llamo Kanna. Y todavía estoy esperando a que me expliquéis por qué nos habéis hecho prisioneros. 

Revenant meditó su respuesta durante unos instantes. Aquella shizu era distinta a otras con la que había cruzado su camino. Iba vestida con ropas sucias y andrajosas, acumuladas en diversas capas. Olía casi tan mal como Saga, y cualquiera que se hubiera encontrado alguna vez con un khärn podía imaginar que aquello no era precisamente un cumplido. Su cara estaba sucia y el pelo, oscuro y desmadejado, no parecía haberse enfrentado a un baño en mucho tiempo. El líder de los Vilkaitith se sentó frente a ella en un taburete bajo y la miró a los ojos. 

—No solemos recibir demasiadas visitas por estas tierras. Kornit es una de nuestras fronteras y, aunque Durno es nuestro principal enemigo, no solemos descuidar la vigilancia. Nuestro pueblo ha resistido bastante bien en los últimos meses, teniendo en cuenta que el cielo casi cae sobre nuestras cabezas. No nos extrañaría que otros intentasen tomar lo que tanto nos ha costado defender. 

—Los Shinse nunca hemos sido enemigos de los Tamvaasa. 

—Ya. Permíteme que discrepe—contestó Revenant, chasqueando la lengua—. Dos regimientos de vuestra gente participaron en la Batalla de los Campos de Hiria, y no recuerdo que fuera en vuestro bando. 

Kanna guardó silencio, meditando su respuesta con cuidado. Ella era ajena a los tratos que había mantenido la Matriarca con el difunto Rey de Durno, así que intentó llevar la conversación por un camino distinto. 

—Bueno, si son espías lo que estás buscando no es que hayas tenido mucha suerte. No es a vosotros a quien vigilamos. 

—Vale, empezamos a llevar esta conversación a buen puerto. ¿A quién vigiláis entonces?

—¿El nombre de Bajheera te suena de algo, norteño? —preguntó Kanna, con media sonrisa aflorando en su boca. 

Revenant no contestó, limitándose a apoyar la barbilla sobre su mano con gesto aburrido. La shizu parecía más que dispuesta a contarle una historia, y él tenía todo el tiempo del mundo para escucharla. 

—Bajheera es el líder de una de las tribus más grandes y poderosas de Khilma. Lo sé porque yo misma fui capturada por ellos. He pasado más tiempo del que quiero recordar encerrada en sus túneles, sirviéndoles de divertimento en sus «blüt», como si fuera una mascota. Tuve mucha suerte de que Saga me permitiera escapar— al escuchar a Kanna pronunciar su nombre el gigantesco Khärn, que no parecía estar prestando demasiada atención, emitió un áspero gruñido. 

—Vaya. He visto el amor nacer en circunstancias difíciles, pero esto sí que no me lo esperaba. 

—No seas imbécil— respondió Kanna—. Saga odia a Bajheera tanto o más que yo. Ayudándome a escapar se aseguraba una aliada para intentar matarle. 

—Bueno, ¿y por qué tendría que interesarme esto a mí? Los khärn no me preocupan, no es que salgan muy a menudo de sus cuevas para molestarnos. 

—Ja. Eso está a punto de cambiar, norteño. 

En ese momento entró Tatin en la tienda con gesto de preocupación. Destroyer le seguía sosteniendo su lanza con fuerza. Revenant había combatido junto al Celea las suficientes veces como saber que se aventuraban problemas. 

—Será mejor que vengas, jefe— fue todo lo que dijo El Manco. Era evidente que no quería dar información delante de los prisioneros. 

—¿Lo ves? —murmuró Kanna—. Agradece que hayas escuchado el nombre de Bajheera salir de mi boca. Apuesto a que no te van a gustar las noticias que te traen. 

Revenant dedicó una última mirada a la extraña pareja antes de abandonar la tienda. Sospechaba que no sería aquella la última conversación que mantendría con Kanna. 


ΨΨΨ

Bajheera contemplaba el terreno nevado sin satisfacción. No le gustaba aquella tierra más de lo que le gustaban los túneles bajo Khilma, pero el olor de la sangre ayudaba a calmar su mal humor. Los cadáveres de los exploradores yacían todavía sobre la tundra en grotescas posiciones: los khärn no solían dar sepultura a sus propios congéneres, no digamos a sus enemigos. 

Cientos de guerreros de su tribu deambulaban por el valle dedicados a las más variadas actividades. Unos rebuscaban entre las rocas con la esperanza de encontrar algún pequeño animal que llevarse a la boca, otros vociferaban con sus salvajes gruñidos alrededor de grandes fuegos. Los khärn no eran especialmente sensibles al frío, pero siempre que se alejaban mucho de las montañas añoraban el color y el olor del fuego y de la lava. No eran pocos los que se habían reunido en un círculo para contemplar a otros batirse en duelos a muerte. Bajheera contempló a su pequeño ejército y chasqueó la lengua con decepción. Habían bajado de la montaña para buscar enemigos a los que matar y no es que se pudiera decir que hubieran tenido suerte. Pese a que su dominio sobre los guerreros de la tribu era total, sabía que mantener al resto de los khärn ocupados era lo único que le separaba de un motín. La promesa de la sangre era lo único que había logrado sacar a la tribu de sus cuevas; si tardaba demasiado en cumplir esa promesa no tardarían mucho en retarle, y eso le aburría. 

No. Necesitaban nuevas víctimas. Y Bajeera sospechaba dónde podría encontrarlas. 


ΨΨΨ


Revenant observaba con expresión atónita el valle de Kornit desde un promontorio en el extremo norte. ¿De dónde habían salido tantos de esos khäern? Cuando era un niño aquellos monstruosos gigantes no eran más que un cuento utilizado por las abuelas para infundir miedo en los más pequeños, y ahora tenía a cientos de ellos dispuestos a cargar contra todos los Vilkaitith apostados sobre la colina, pese a estar en inferioridad numérica y con el terreno en su contra. ¿Es que no tenían cerebro o simplemente estaban locos?

Bien, pues si aquello era lo que querían él estaba dispuesto a ofrecerles el sabor de miles de hachas. 

Un sencillo gesto con la cabeza bastó para que Tatín comprendiera sus órdenes. El Manco comenzó a distribuir las órdenes entre los capitanes, casi todos ellos veteranos de varias guerras, tanto frente a Durno como contra otros clanes rivales del Norte, como los Tallun. Revenant sabía de estrategia, y lo único que lamentaba es no haber llegado primero para escoger el terreno, aunque para ser francos, hubiera escogido precisamente aquel promontorio para disponer sus tropas. Paseó la vista por las distintas formaciones con expresión satisfecha; la cantidad de hachas y estandartes era espectacular para el poco tiempo del que habían dispuesto. Su mirada se detuvo en las figuras de Kanna y Saga, que destacaban entre el resto de su ejército. Si la presencia de aquel Celea al que llamaban Destroyer ya era peculiar, contar también entre las filas de los Vilkaitith con una Shinse y un Khärn era todo un acontecimiento. El resto de los folkin había dejado una distancia prudencial alrededor del gigantesco ser, que balanceaba nervioso su enorme maza como si no pudiera esperar a saltar sobre sus congéneres y tan solo la presencia de Kanna le permitiera mantener la calma. La shizu, sin embargo, aguardaba con calma con sus afilados wakats pegados junto a sus sucias y gastadas ropas. 

Revenant contempló el cielo, donde Lôm comenzaba ya a asomar por detrás de Gaal inundando el campo de batalla de una luz verdosa. Iba a ser una mañana gloriosa para su clan. 


ΨΨΨ

Sin poder apenas contener su sonrisa, Bajheera miraba hacia la cima de aquella colina relamiéndose ante la visión de tantos enemigos. Los khärn no eran amigos de estrategias complicadas. Cargarían frontalmente hacia ellos, cada guerrero haciendo esfuerzos sobrehumanos para llegar el primero a la línea frontal del ejército de Tamvaasa. El mismo Bajheera no podía permitirse el lujo de quedarse atrás: bien sabía que la más mínima señal de debilidad no sería bien recibida por sus tropas. Su vista se fijó en los estandartes centrales del regimiento de Vilkaitith, donde un Tamvaasa vestido con pieles de vilkai parecía distribuir las órdenes entre los demás. 

Bajheera sonrió. Había encontrado a la cabeza de la serpiente. Sólo tendría que arrancarla para que el resto de los enemigos cayeran como moscas. 


ΨΨΨ

La primera carga de la Batalla de Kornit no salió exactamente como los khärn esperaban. La resistencia de los folkin fue salvaje, medida y calculada con precisión u ejecutada con maestría por las tropas capitaneadas por Revenant y Tatin. Ambos guerreros, liderando el centro de la formación hundieron sus hachas en el cráneo de innumerables enemigos, haciéndoles pagar por cada paso que daban en aquella colina. Las tropas de Bajheera, con más furia que inteligencia, se limitaban a trepar por la ladera cargando sus enormes mazas, en ocasiones pasando por encima de sus propios compañeros en su afán de llegar los primeros hasta el combate. Pero los guerreros del Gran Norte sabían manejar sus hachas con efectividad, se turnaban para permanecer frescos en primera línea y utilizaban La Canción del Vilkai para curar a los heridos y poder llevarles de nuevo hasta el combate. 

En el flanco izquierdo, Saga y Kanna luchaban de manera organizada con ferocidad y odio en sus miradas. Ambos detestaban con todas sus fuerzas a Bajheera y al resto de los khärn que habitaban en Khilma y hacían uso de todo su poder para impedir su avance. En la derecha, sin embargo, Destroyer era el auténtico dominador del campo de batalla. A sabiendas de lo que era capaz combatiendo con su lanza y su escudo, el resto de los folkin se limitaba en defender sus posiciones y rematar a los khän que habían sido heridos mortalmente. La técnica del celeani era legendaria; gracias a las Cuchillas de Celem y a su posición elevada ningún khärn pudo poner un pie cerca de la cima. Uno tras otro caían atravesados por la lanza de Destroyer, y los pocos golpes que intentaban las gigantescas criaturas impactaban en su escudo sin provocar mayores daños. 

Bajheera no podía disimular su frustración. Aquellos norteños de piel azulada utilizaban estrategia a las que los khärn no estaban acostumbrados. Luchando desde lo alto del promontorio conservaban toda su ventaja, sufriendo muy pocas bajas, mientras que los khärn que caían bajo sus hachas se contaban ya por docenas. Pero Bajheera sabía que, a medida que las noticias sobre la batalla se iban extendiendo por las montañas, más y más guerreros tanto de su tribu como de otras vecinas se unirían al combate. Pocas cosas había que interesaran más a un khärn que la sed de sangre y una buena pelea, aunque fuera en el exterior bajo aquellas dos brillantes luces que iluminaban el cielo. Así que esperaba, confiando en que más tarde o más temprano, las defensas de los Vilkaitith se debilitarían. Aquel sería su momento. 


ΨΨΨ

 —No tenemos suficientes hombres para eso—murmuró El Manco con seriedad. 

Revenant asintió con frustración. Lo que había comenzado siendo una brillante victoria para su clan se estaba convirtiendo en una verdadera pesadilla. Pese a contar con la ventaja del terreno y desequilibrar la balanza desde el principio de la batalla, aquellos malditos khaern seguían emergiendo como un enjambre de las montañas circundantes. 

—¿Seguimos sin noticas de Erika? Alguno de los clanes vecinos tiene que ayudarnos a cerrar el paso. 

—El ejército de Erika está en el Este, en la desembocadura del Mooji—respondió Tatin—. Aunque se pusieran en marcha hoy mismo no llegarían a tiempo más que para recoger nuestros cadáveres. 

—¿Qué hay de los Cleevun, o de los Durslayun? —preguntó Revenant sin muchas esperanzas, pero lo único que obtuvo por respuesta fue el gesto de Tatin negando con la cabeza. Revenant volvió de nuevo la vista hacia el valle, donde e, campamento de los khärn – si es que se podía llamar campamento a aquella masa infesta de seres durmiendo y cagando en cualquier lugar – parecía bullir de actividad—. Bien, estamos solos entonces. Seguiremos luchando. No se me ocurre otra opción. 

Pero en realidad sí que se le había ocurrido otra opción. Revenant dejaría aquel día su puesto al mando de los Vilkaitith y bajaría a combatir directamente contra Bajheera. En ausencia de su líder los khärn seguramente volverían a sus túneles, a pelearse entre ellos rodeados de la lava y el sofocante calor de Khilma. Pero para ello tendría que dejar el campamento y adentrarse él solo en las entrañas del ejército enemigo. 


ΨΨΨ


Bajheera no podía creer lo que veían sus ojos. Aquel paliducho al mando de los Vilkaitith se dirigía hacia él, completamente solo. No necesitó palabras para comunicar al resto de la tribu que aquel enemigo era suyo y solamente suyo. Los khärn siguieron ascendiendo rodeando a Revenant, dedicándole miradas de odio y desprecio. También algunas risas; nadie entre los suyos había logrado nunca vencer a Bajheera en combate singular. Aquel estúpido estaba muerto y todavía no lo sabía, avanzando con calma mientras estiraba los hombros y comprobaba el peso de sus hachas.

Ambos enemigos dedicaron poco tiempo a observarse. Bajheera ardía con la sed de la sangre y su enorme maza ansiaba entrar en contacto con la cabeza del Tamvaasa. La fuerza del primer golpe sorprendió a Revenant. Levantó sus hachas en vano para detener el ataque, pero el impacto le envió al suelo a varios pasos de distancia. Bajheera sonrió relamiéndose los labios, pero el capitán de los Vilkaitith se levantó sin un rasguño. El segundo golpe lo esquivó, pero un golpe de hombro del gigantesco khärn volvió a enviarle al suelo. Las risas se alzaron entre los salvajes que ascendían por la colina; algunos de ellos se habían levantado para observar el combate, pero ninguno de los Tamvaasa se había movido de su posición, por orden expresa de su líder. Pasara lo que pasara en aquella lucha, los Vilkaitith debían mantener sus posiciones. 

Revenant volvió a levantarse, ligeramente magullado. No le importaban las heridas, pero comenzaba a entender cómo luchaba su contrincante, y aquello era más valioso que todas las cicatrices del mundo. Tras aguantar una nueva embestida, fintó hacia la derecha y sus hachas impactaron en el cuello del gigante. En lugar de ver su cabeza separada del cuerpo, la armadura de Bajheera, hecha de roca volcánica, aguantó el golpe. Su maza volvió a impactar en el cuerpo de Revenant que cayó al suelo de nuevo, visiblemente malherido. Era la oportunidad que esperaba Bajheera para jugar un poco con aquel enclenque antes de darle el golpe de gracia. Pero Revenant atacó con sus hachas desde el suelo, hiriendo al líder de lo khärn en el pie. Se levantó y murmuró una palabras, invocando la Canción del Vilkai. Su cuerpo se vio envuelto en una bruma con forma de animal salvaje, y sus heridas comenzaron a cerrarse como por arte de magia ante la mirada de Bajheera, que contemplaba la escena atónito. 

—Bien. Ya he visto de lo que eres capaz—dijo Revenant con una sonrisa, de nuevo en plena forma física—. Ahora me toca devolver el golpe. 

La lucha cambió de tercio completamente. Cada vez que Bajheera lograba impactar al Tamvaasa éste se apartaba un poco e invocaba de nuevo la Canción del Vilkai, curando sus heridas. Bajheera, sin embargo, carecía de ese poder, y aunque era grande, cruel y resistente, los golpes que Revenant repartía por todo su cuerpo comenzaban a hacer mella en el gigante. Los khärn que contemplaban la lucha dejaron de proferir gritos y escupían al suelo, disgustados por la técnica cobarde de Revenant, mirándole con odio y deseando poder intervenir en el combate, pero sabían que Bajheera nunca lo permitiría. Uno tras otro, poseídos por la cólera, abandonaron el círculo y se dirigieron hacia lo alto de la colina para hacer pagar caro el precio a las huestes de Revenant. 

El capitán de los Vilkaitith contemplaba como, una vez más, Bajheera se levantaba con el cuerpo lleno de heridas y cortes. Aquel gigante no podría vencerle, jamás, pensaba el Tamvaasa, pero en el rostro del khärn no se apreciaba sino una sonrisa. 

—Yo de ti no volvería a levantarme—musitó Revenant, mirando con desprecio al gigante—. Descansa de tus heridas y vuelve con tu tribu al interior de la montaña. 

Bajheera no entendió las palabras de Revenant. Nunca había sido muy dado a las palabras, de todos modos, y aquella lengua del Norte, áspera y complicada, no tenía ningún interés para él. Pero supo entender de algún modo lo que Revenant quería decirle, y volvió a levantarse. En ese momento, el fragor de la batalla que se estaba celebrando en lo alto de la colina ganó en intensidad y Bajheera estalló en una carcajada grave, casi al borde de la locura. Más y más guerreros ascendían la colina, saliendo de los túneles que rodeaban Khilma como avispas de un avispero. Los enemigos no parecían tener fin, y ante él, a espaldas de Bajheera, se concentraba ahora un ejército como ninguno que se hubiera visto en el Norte desde la Batalla de los Campos de Hiria. Y entonces Revenant comprendió. Ni siquiera matando a Bajheera iban a ser capaces los folkin de detener a aquella hueste. Los Vilkaitith se iban a ver superados ese mismo día, y puede que su gesto de medirse al líder de los Khärn no hubiera hecho sino empeorar la situación.  

Efectivamente, los khärn, viendo la estrategia cobarde que usaba el capitán de los Vilkaitith, habían hecho correr la voz en dirección a la montaña. No solo su propia tribu, sino casi todas las huestes que permanecían ociosas en Khilma habían salido al exterior, su ánimo inflamado por las noticias de la cobardía de los Tamvaasa. Cientos de guerreros se unían ahora al combate en lo alto del mirador, y ni siquiera la posición elevada les iba a permitir a los folkin vencer aquella batalla. 

Revenant regresó a paso lento, sin mirar siquiera a su alrededor, pero los khärn no parecían hacerle demasiado caso. Aquél era un hombre victorioso, pero derrotado, y en esas condiciones no representaba ningún reto para ellos. Arriba, en lo alto d ela colina, había presas, enemigos de verdad con sus hachas afilados, dispuestos a probar la fuerza de sus mazas. A ellos matarían los khärn aquel día, hasta inundar el valle de Khilma de cadáveres y hachas cubiertas de barro y nieve. 

Volver al índice de selección de capítulos de "La Era de los Dos Soles"

Volver a la página principal de "Lore" de Skara 

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.